lunes, diciembre 10, 2018

Y ganó filosofía: Pero ¿qué filosofía?

Y GANÓ FILOSOFÍA: 
¿PERO QUÉ FILOSOFÍA?

“…la filosofía, que se creía fuera de peligro, está de nuevo en medio de él. El peligro no había pasado. Sus contenidos se deciden hoy de espaldas a los cultores de la disciplina y sin informar a la ciudadanía…”  


DIANA AURENQUE
Vicedecana de Investigación y Posgrado,
Facultad de Humanidades Universidad de Santiago

Cuando la Comisión Nacional de Educación (CNED) ratificó en abril de este año la propuesta de incluir a la asignatura de filosofía en el currículum de formación general de estudiantes de tercero y cuarto medio, la comunidad filosófica sintió un profundo alivio. Luego de una serie de intensos debates y controversias en el espacio público, docentes, estudiantes de filosofía y amplios sectores del país recibieron la buena noticia como un reconocimiento público y estatal sin precedentes. Por primera vez en la historia, todos los y las estudiantes secundarios/as  de  Chile, ya no solo quienes asisten a la formación científico-humanista, sino  también estudiantes de colegios técnicos y artísticos, podrían acceder a conocimientos que hasta ahora les eran vetados.

Había motivos suficientes para celebrar.

Sin embargo, el entusiasmo por esta democratización de la filosofía, según se sabe ahora, fue el fruto de una lectura fugaz del acuerdo de la CNED. Pues si bien se aprobaba la presencia de la asignatura, no se aprobaron los contenidos que presentaba la propuesta. Así, la asignatura ganó un espacio, pero quedó pendiente delimitar su contenido. Quedó pues un vacío, según se ve ahora, a discreción de la autoridad. Y aquí comienza una etapa más de una nueva y paradójica situación en la que se ve envuelta la filosofía: la disciplina que precisamente surge en el seno del ágora, en el espacio público, compartido y  discursivo; precisamente ella, se ve decidida y determinada en medio de un absoluto hermetismo y discrecionalidad.

La nueva Unidad de Currículo actual del Mineduc decidió, en efecto, unilateralmente,  desechar la propuesta que había asegurado el lugar de la asignatura en el curriculum; propuesta que había sido trabajada por expertos y expertas, considerando a diversos actores y estamentos del mundo filosófico y que gozaba, por tanto, de legitimidad y representatividad. En su lugar, se decidió elaborar otra propuesta e invitar a algunos/as personas del mundo académico y secundario en calidad de "expertos" para enriquecerla. Mientras que los y las académicos/as -yo misma entre ellos­ tuvimos tres mesas de trabajo, los y las profesoras de establecimientos secundarios se reunieron en dos oportunidades. Durante esas sesiones, no pocas veces quienes asistimos -especialmente los miembros de la Asociación Chilena de Filosofía (ACHIF)- insistimos en la necesidad de abrir la propuesta curricular a la comunidad para su evaluación y discusión. Pues es evidente: ¿quiénes pueden saber mejor cómo enseñar y qué enseñar que los profesores de filosofía? Parece ser claro que una propuesta desconocida para la comunidad no puede exigir legitimidad alguna.

Pese a estas insistencias, esto no se hizo. Es más, incluso quienes participamos en esas mesas jamás tuvimos acceso a la propuesta final de la Unidad de Currículo, la que, con la misma reserva que nosotros padecimos, se envió a la evaluación del CNED. Como consta en el acta del CNED de principios de octubre, la nueva propuesta también fue observada; esta vez, de forma mucho más amplia, al extremo que, incluso en sus contenidos, parece contradecir completamente sus propias exigencias.

Así, la situación es incómoda y a la vez urgente: el hermetismos con el que se están decidiendo los contenidos de una de las asignaturas más difíciles de enseñar –como advirtió Kant, pero también tantos otros- es injustificable. Adicionalmente, resulta del todo insólito que dos instituciones estatales como el CNED y el Mineduc, encargadas de dimensiones esenciales de la cultura, que es la experiencia pública por antonomasia, crean que es correcto discutir este tema en medio del sigilo y la sombra.  Insólito, además, que instituciones afectas a la Ley de Transparencia no informen a la ciudadanía –no obstante existir una petición formal- sobre propuestas curriculares que la afectan directamente.

Nada de esto es aceptable.

Quienes consideramos que la filosofía constituye precisamente el saber que, paradigmáticamente, expone y pone al descubierto estructuras, valores y contextos implícitos que silenciosamente articulan nuestra realidad, no podemos admitir que ella sea delimitada en la oscuridad del conventillo.

Hacerlo, traiciona a la filosofía, y si lo toleráramos, nos traicionaríamos a nosotros mismos.

(El Mercurio, 10 de diciembre de 2018)

miércoles, diciembre 05, 2018

¡HAY QUE DEJAR QUE LOS NIÑOS SE FRUSTREN!!!!

La mentalidad de crecimiento: cómo 

lograr el potencial de nuestros alumnos Laura Lewin


https://www.youtube.com/watch?v=Bu89f5J2IBs


Hay que verlo y reflexionar...


viernes, noviembre 30, 2018

¡Gracias Érika Himmel porque entendiste mi pensamiento divergente y no te quedaste con una respuesta convergente!!!!


Corrían los años 70 y caminando por los patios del Campus Oriente, me encontré con Érika Himmel. Ella, con el encanto que tenía, me dijo: Rafael ¿cuándo te vas a inscribir en el Magister? Es de notar, que hacía muy pocos años que la Escuela de Educación (hoy Facultad) había comenzado a entregar este post grado y obviamente todo profesor de la Escuela era conveniente que lo hiciera.

Y mi respuesta fue… Érika, ya me voy a inscribir. Y así, en varias oportunidades me volvía a preguntar lo mismo y la respuesta era... la misma, hasta que un día la vi venir y antes que me dijese algo, le dije: Érika, mañana me inscribo. Y ella muy sonriente me contestó: no te preocupes porque ya te inscribí.

Bueno, ante esa situación no me quedó otra que comenzar a prepararme para los exámenes correspondientes: Filosofía, Metodología de la Investigación e Inglés.

A ver, con Filosofía no había problemas porque era profesor de Filosofía; con inglés sí, pero había que buscar alguna salida; y con Metodología había que estudiar algo porque era muy poco lo que sabía y la idea era ver mis conocimientos para posteriormente ubicarme en el nivel correspondiente.

Para inglés le pedí ayuda a la tía Carmen, mamá de una amiga, quien aceptó encantada. La única condición que tenía era que desde la llegada tenía que hablar en inglés, ninguna palabra en castellano. Me preguntaba por mi señora, por mi hija (en ese momento tenía solo una), y todo en inglés. Sudaba…

Cuando di el examen de Filosofía, la primera pregunta era sobre el “acto y la potencia”. Miré a mis compañeros y me dije: no puedo contestar lo mismo, ya que ellos no saben filosofía, por lo que me largué con una gran ensayo sobre que el concepto griego de “acto” era “energegia”, por lo cual debía entenderse más como “actuación”, “accionar” o algún concepto que expresara el movimiento y no una idea estática de la realidad. Y así, con mi pensamiento divergente, propio también de mi Déficit Atencional con Hiperactividad, seguí con el resto de las preguntas.

Días después me encontré con Érika, quien me dijo: Tengo los resultados de tu examen. ¿Y cuáles son?, le pregunté. En Inglés, pasaste sin problemas; en Metodología quedarás en nivel 3 y en Filosofía… ¿qué pasó? porque estás reprobado. Le conté lo que había hecho. Me miró, sonrió y me dijo: bien, eres tú, y como eres profesor de Filosofía, lo dejaremos de lado, así que estás admitido en el Magíster (En Educación con mención en Curriculum).

Una mujer sabia y que miraba más allá de las situaciones del momento.

Cerrando ciclos vitales e intelectuales
Hace poco y en un Seminario sobre Aristóteles en la Facultad de Filosofía en la PUC, posterior a la presentación de la Profesora Elisabetta Cattanei, el profesor Marcelo Boeri le dijo: profesora disculpe si lo que le manifiesto es una ingenuidad o algo errado, y continuó solicitando su concepción sobre un concepto aristotélico complejo. La profesora la miró y le manifestó que en ningún caso la pregunta era ingenua y respondió con gran profusión y conocimiento.

A la salida, al ir al café, esperé al profesor Boeri y le dije: profesor, quisiera aprovecharme de sus palabras frente a la profesora Cattanei y hacerle una pregunta que hace un buen tiempo tengo, y puede que sea “ingenua o incorrecta”, ¿es la traducción correcta el concepto “acto”?. No, me contestó, hace ya una cantidad de tiempo que los estudiosos de Aristóteles traducen más como “acción”, “accionar”, “actividad”, porque para Aristóteles…

¡Gracias Érika Himmel porque entendiste mi pensamiento divergente y no te quedaste con una respuesta convergente!!!!

jueves, noviembre 22, 2018

“Vísteme lento que estoy apurado”: Crónica de la postergación del Decreto de Calificación y Promoción para la Ed. Básica y Media (Decreto 67).


El 10 de enero del presente año, el Mineduc presentó al CNED su propuesta de Decreto de Calificación y Promoción para Ed. Básica y Media.

El 17 de enero, el CNED presenta el informe de consultores externos y revisión de las conejeras Fontaine y Meckes a la propuesta ministerial, destacando lo siguiente:
“Los consejeros, considerando la totalidad de los antecedentes analizados, valoró las normas propuestas por el Ministerio de Educación, toda vez que constituyen un avance respecto de los Decretos actualmente vigentes. Con todo, estimaron necesario que se aclaren algunas inconsistencias de las normas del decreto propuesto y eliminar y aclarar otros aspectos, relativos, por ejemplo, a la atención de la diversidad en el aula, la responsabilidad última sobre el reglamento de evaluación, el número de evaluaciones sumativas y la calificación final de cada asignatura, y la promoción y las repitencias. Por tanto, acordaron, por unanimidad, rechazar la Propuesta de Decreto de calificación y Promoción para la Educación Básica y Media. Por último acordaron transmitir al Ministerio de Educación las sugerencias derivadas de la evaluación realizada.”

El 31 de enero de 2018, el CNED aprueba el nuevo Decreto de Calificación y Promoción para Educación Básica y Media, con algunas sugerencias en relación del artículo 3° del documento presentado por Ministerio de Educación.

En febrero de este año, la prensa cubrió dicha noticia profusamente destacando los aspectos principales de esta nueva reglamentación y que el propio Mineduc entregaría en su página oficial del 16 de febrero de 2018. Este Reglamento tendría como aspectos fundamentales los siguientes:

·         “Fomenta la reflexión pedagógica y colaborativa para tomar decisiones respecto de qué, cuándo y cuánto evaluar y calificar, lo cual presenta un avance respecto de prácticas muy frecuentes actualmente que, por ejemplo, definen la cantidad de calificaciones de los y las estudiantes sobre la base de la cantidad de horas que tienen las asignaturas.
·         “En un marco de inclusión, en atención a la diversidad y el resguardo del derecho a la educación, se elimina la eximición de asignaturas o módulos, puesto que se estima que esta medida deja a la o el estudiante sin participación en las oportunidades de aprendizaje y evaluación en el área del cual es eximida o eximido. Así, la eximición se considera una respuesta inadecuada frente a dificultades de las y los estudiantes, lo cual puede reemplazarse por adaptaciones o adecuaciones de sus oportunidades de aprendizaje y evaluación. En consecuencia, en vez de dejar de participar de los procesos de enseñanza-aprendizaje y evaluación de una asignatura, el o la estudiante podrá acercarse a esta área de una manera diferente que le permita aprender en función de sus características y necesidades.
·         “Por otro lado, y de acuerdo a la evidencia, se indica que la repitencia suele tener más efectos negativos que positivos, tanto para el desarrollo como para el aprendizaje de los y las estudiantes, afectando aspectos socioemocionales y aumentando las probabilidades de ausentismo y deserción. Al respecto, el nuevo decreto promueve el tránsito desde la repitencia automática -modelo actual en Chile, en que a partir del no cumplimiento de ciertas reglas fijas el o la estudiante repite directamente- a un modelo en el que el proceso de toma de decisión de promoción o repitencia es un análisis colectivo e integral de cada caso, en que la repitencia es entendida como medida excepcional y en que el centro está en proveer el mejor acompañamiento posible a los y las estudiantes que hayan tenido mayores dificultades.”

A la vez, se manifestó que se entregarían recursos y espacios en el calendario escolar a los establecimientos educacionales, para que estos pudiesen realizar las adecuaciones correspondientes, a la vez de interiorizar a los docentes en su aplicación, ya que se debería comenzar a ejecutar el 2019.

Pasaron los días, los meses y ante la no existencia de información al respecto, dado que incluso no existían más detalles que los entregados en la web del Mineduc y por la prensa, solicité en reiteradas ocasiones a la Unidad de Curriculum y Evaluación del Mineduc mayor información al respecto. La única respuesta fue “está en proceso”. Por fuentes informales, recibía el comentario de que la propuesta no era del agrado del presente gobierno, por lo cual no sería promulgada.

Y así fue, hace pocos días (fechado en noviembre del 2018) y de forma muy escueta manifiesta:
“Se comunica a todos los establecimientos educacionales del país que el Decreto Supremo de Evaluación, Calificación y Promoción Escolar Nº67/2018, que define normas mínimas nacionales sobre evaluación, entrará en vigencia en marzo del año 2020.”

¿Cuál Decreto?
¿El mismo que fue aprobado por el CNED?
Si fuese el mismo… ¿No sería bueno que se diese a conocer desde ya y así trabajarlo con tiempo y maduramente?
¿Por qué esta dilación? ¿Qué fue lo que hizo que se postergara? ¿Qué se está esperando?

Hay muchas dudas al respecto, y si se pudiese ver esta situación desde un punto positivo, podría aprovecharlo como una oportunidad para que se dé una discusión, reflexión y trabajo más pausado y así desarrollar propuestas que realmente apoyen los aprendizajes de los estudiantes de nuestro país.

En este caso, como también en otros, cabe bien el dicho “vísteme lento que estoy apurado”. Necesitamos conversar, debatir, consensuar sobre este tema tan relevante como es la “evaluación de los aprendizajes” y quizás esta postergación pueda ser la oportunidad para entrar en esta reflexión tan necesaria.

jueves, noviembre 15, 2018

Tratamos de cambiar, pero seguimos en lo mismo... 2da parte



3.  Un buen porcentaje de las investigaciones que he presenciado en distintos eventos, en estos últimos meses, son “diagnósticos” y una menor cantidad son “intervenciones” que buscan cambios en la sala de clases; así mismo, no deja de ser preocupante que la mayoría de los “investigadores” o “equipos de investigación”, trabajan en “su” tema y con poco conocimiento de otras investigaciones con las cuales se podrían complementar e incluso potenciar. Como me decía un Doctor en Educación, “el problema está que estamos compitiendo entre nosotros por los Fondecyt, Fondef, y otros fondos concursables”.

     Una gran cantidad de las investigaciones presentadas, se interesan más en presentar su resultados, que si aportan algo en la realidad de las salas de clases, a la realidad de los profesores en el día a día. 

Mucho se habla de que los establecimientos educacionales deben trabajar en red, sin embargo, las universidades a nivel concreto, tienen una gran tarea por delante para aumentar la sinergia en las investigaciones que están realizando. Y esto, tanto al interior de cada universidad como entre ellas. Hay un gran riqueza en el trabajo que se está realizado y que es importante llegue más a la sala de clases.

En este panorama, me encontré con algunos eventos en que sí invitaron a investigadores de otras universidades a sus presentaciones, lo cual ya es punto positivo del cual continuar diálogos en pro de nuestra educación chilena.     

Una excelente profesora y Doctora en Educación, me decía: “yo decidí ir a las escuelas y cambiar las cosas, porque me aburrí de esperar que desde las autoridades o las investigaciones lleguen los cambios”. Y no deja de ser interesante esta postura, ya que su trabajo con profesores de varios liceos está llevando a que otros establecimientos educacionales estén interesados por lo que están realizando y por los resultados que se están logrando. Hay que trabajar más en los llamados “casos pre claros” y que sean realmente un aporte a los profesores que se desempeñan en todas las realidades escolares del país.

4.  Poca o muy baja presencia de autoridades a nivel educacional del país, conociendo o interesándose por lo que se está trabajando o aportando desde lo que están realizando. Incluso, el discurso que presentan, está disociado, separado de la realidad de los establecimientos educacionales y de las investigaciones que se están realizando a nivel de las universidades.

Por otra parte, hay una disociación entre estas investigaciones y la formación de los docentes en ejercicio. Esta tarea la realizan más que nada “Organismos Técnicos de Capacitación” o grandes “Editoriales”, que tampoco tienen mucha relación con las investigaciones que las universidades están realizando, pero tratan temas que hoy a los profesores le hacen sentido.

El Mineduc, la Superintendencia de Educación, la Agencia de Calidad de la Educación y el Consejo Nacional de Educación, se perciben como instituciones con líneas diferentes y muy poco complementarias. A nivel de sensación general, queda la impresión que el Mineduc no hace su labor, sin darnos cuentas que el sistema educacional quedó fuertemente atomizado con todas estas superestructuras que rigen nuestro sistema educativo nacional. Me llama mucho la atención que no existe una forma o estructura que ayude a una coordinación más efectiva en pos de la calidad de la educación de nuestros estudiantes en Chile.


sábado, noviembre 10, 2018

Tratamos de cambiar, pero seguimos en lo mismo... 1ra parte


Aunque uno se resista a decirlo, desgraciadamente Santiago es Chile y acá tenemos al alcance gran cantidad de Seminarios, Jornadas, Encuentros, Charlas, Conversatorios… que en las otras regiones es muy difícil que se den. Es así, que de vuelta a la capital, desde agosto, he podido asistir a una buena cantidad de eventos, renovándome en mi quehacer pedagógico y filosófico. A raíz de esta experiencia es que he podido constatar algunos aspectos que me parecen muy relevantes:

1. Me llama mucho la atención la gran cantidad de “Doctores” jóvenes en las más distintas especialidades, e incluso, muchos de ellos con ya una buena trayectoria internacional. A nivel de educación, no deja de ser interesante que muchos estudiantes de pedagogía se han inclinado por seguir estudios de post grado, avalando con ello, que la salida de las carreras de pedagogía no tan solo es para ir a hacer clases a Escuelas, Liceos o Colegios, sino también para continuar en la línea de la investigación. En Finlandia, agregan una tercera salida, y que tiene relación con la administración escolar. Es también relevante, la gran cantidad de nóveles profesores, que están trabajando desde pre escolar a enseñanza media, que también están cursando postítulos o postgrados. Hace muchos años atrás visitando colegios en el País Vasco, me llamaba la atención que muchos de los profesores incluso tenían doctorados, y era para realizar mejor su trabajo con los estudiantes a nivel escolar. Acá en Chile, aún se da que un cierto número que realiza estos postgrados, es para salir de la sala de clases y para tener un mejor sueldo. Lo relevante, es el gran anhelo de profesores jóvenes por capacitarse cada día más, lo cual conlleva una gran responsabilidad para las instituciones escolares y universitarias, como también a nivel de todos los aparatos estatales.


2. Una segunda constatación que he realizado, no deja de ser preocupante: en primer lugar, la gran mayoría de los eventos son netamente expositivos y muy poco dialogantes, a excepción de algunos conversatorios. Grandes o pequeños salones, con muy buenos cafés y agregados, que siguen la forma tradicional de presentación frontal.
Y lo más genial, es que en todos ellos se habla de la necesidad de un “cambio radical en los aspectos pedagógicos en la sala de clases, buscando un aprendizaje más activo”.
Los expositores que venían desde el ámbito científico y uno del ámbito de la educación (español), se lucieron en el rol de presentadores: ágiles; realizando cortes para que el público dialogue y realicen (3 o 4) algún comentario; incorporando el humor junto con la profundidad; metiéndose entre las personas obligando por lo menos a mover la cabeza o el cuerpo; incorporando pequeños videos que obligaban a cuestionar alguna idea; manejando la emoción en conjunto con lo intelectual, etcétera.
Mientras que los expositores que venían del mundo de la pedagogía: planos; abstractos; con muy poca variedad de tonos; “amarrados al pódium”; mucho power point saturado de imágenes; invitando a “vivir con intensidad este evento” y con un tono que más parecía una invitación a dormir; algunos pocos, de repente incorporaban la interpelación o algún aspecto crítico, con lo cual la audiencia se ponía alerta y se continuaba con un desarrollo lógico aristotélico; y así suma y sigue.
¡Por Dios! Si eso se replica en nuestras aulas de pedagogía, la posibilidad de un cambio radical en el mundo de las escuelas tardará muchos siglos más. Hablamos de las competencias del s. XXI, pero parece que habrá que esperarlas para los siglos venideros.
Las metodologías expositivas tienen pasos concretos a seguir, por lo que hay que prepararlas muy bien, ya que no es llegar y plantarse a soltar un discurso muy bien estructurado intelectualmente y, más encima, con baja conexión con los asistentes. Hablamos de la importancia de la emoción, pero no la trabajamos en la acción.

sábado, noviembre 03, 2018

El MAPAMUNDI miente (por qué tengo el mapa ‘al revés’)

El norte ¿está al norte?, Groenlandia aparece como más grande que el Congo ¿eso es real?

miércoles, octubre 31, 2018

Cuadro comparativo del Proyecto Aula Segura en su tramitación

Este cuadro tiene como fuente primera a la Senadora Yasna Provoste C. y la última columna es un complemento personal.
PROYECTO GOBIERNO
SENADO
COMISIÓN DE EDUCACIÓN CÁMARA DE DIPUTADOS
Escuela segura
Escuela democrática
Hacia una educación democrática
Obliga al Director(a) a expulsar
Faculta al Director (a) del colegio a suspender al estudiante, estableciendo la suspensión como una medida cautelar para separar al alumno mientras dura el procedimiento.
Faculta al Director (a) del colegio a suspender al estudiante, estableciendo la suspensión como una medida cautelar para separar al alumno mientras dura el procedimiento.
Establece la expulsión solo a dos causales, referidas a infracciones de la ley de armas y a lesiones graves.
Extiende la posible separación del estudiante que está siendo investigado a todas las causales graves y gravísimas establecidas como tales en los reglamentos internos.
Extiende la posible separación del estudiante que está siendo investigado a todas las causales graves y gravísimas establecidas como tales en los reglamentos internos.
Solo se refiere a hechos cometidos por alumnos.
Amplía las causales a hechos cometidos por cualquier miembro de la comunidad educativa.
Amplía las causales a hechos cometidos por cualquier miembro de la comunidad educativa.
El resguardo de la convivencia escolar debe considerar deberes de actuación de los establecimientos educacionales, mandatándolos a desarrollar instancias educativas respecto a la violencia en todas sus formas, dirigidas a todos los integrantes de la comunidad escolar y a disponer de procedimientos y mecanismos para asegurar la protección de las víctimas de violencia, que garanticen imparcialidad, privacidad y seguridad.
Entrega un plazo de 4 días al alumno para formular descargos y aportar pruebas.
Entrega un plazo de 10 días al alumno para defenderse, bajo un procedimiento fundado en el debido proceso.
Entrega un plazo de 10 días al alumno para defenderse, bajo un procedimiento fundado en el debido proceso.
Entrega un plazo para resolver la reposición de 2 días.
Establece un plazo para resolver la reposición de 5 días, tal como señala la ley actual para todos los casos.
Establece un plazo para resolver la reposición de 5 días, tal como señala la ley actual para todos los casos.
Si existe una persona consignada como responsable, deberá ser suspendida hasta que se finalice la investigación y se establezcan las responsabilidades. De tener la certeza que no existe otra sanción que la expulsión, esta se hará efectiva.
El argumento para la expulsión en cinco días es que el victimario no esté junto a la víctima
Aplica las causales solo a los colegios públicos y particulares subvencionados
Aplica las causales a todos los establecimientos educacionales, incluyendo los particulares pagados.
Aplica las causales a todos los establecimientos educacionales, incluyendo los particulares pagados.
No se refiere a los Reglamentos Internos.
Ordena a los establecimientos educacionales, actualizar los Reglamentos Internos, obligando a que infracciones a la ley de armas y lesiones graves queden en las causales que permitan la separación inmediata del alumno infractor con la suspensión como medida precautoria.
Cada establecimiento dispondrá de procedimientos objetivos, establecidos en sus respectivos reglamentos internos, que aseguren la protección de víctimas, victimarios y cualquier afectado por actos de violencia escolar, diferenciados para cada estamento de la comunidad educativa, con especial énfasis en evitar la revictimización.
Estos procedimientos garantizarán la imparcialidad, privacidad y seguridad de las personas involucradas, sin perjuicio de la obligación de denunciar penalmente que define la ley vigente para los casos que corresponda.
Cuando ocurran hechos que atenten contra la integridad física o sexual de uno o varios miembros de la comunidad educativa, para la debida protección de las víctimas, se podrá considerar la aplicación inmediata de medidas cautelares en contra de quienes los hayan cometido, según corresponda a la gravedad de los hechos ocurridos y solo hasta la conclusión del procedimiento sancionatorio respectivo.


Los establecimientos informarán adecuadamente a la comunidad educativa, al inicio de cada año escolar, los derechos del debido proceso aplicables a los casos de acoso escolar o violencia, de acuerdo al reglamento interno y conforme a los respectivos planes de gestión.

Al menos cada dos años, asegurando la participación efectiva de todos los estamentos, encargados y representantes de la comunidad escolar, se deberá desarrollar un proceso de evaluación y actualización de los reglamentos internos, manuales de convivencia y/o protocolos de actuación. El primer proceso se deberá realizar durante el año escolar inmediatamente siguiente a la entrada en vigencia de la presente ley.


En cualquier momento o en las horas de libre disposición, los establecimientos educacionales podrán realizar jornadas de educación, promoción del respeto recíproco, convivencia y cultura democrática, orientadas a toda la comunidad educativa, para educar en valores y principios de una vida libre de violencia en todas sus expresiones.


Los colegios deben contar con un control estadístico de las situaciones de violencia para permitir la evaluación anual de las medidas que se toman a través de los protocolos y los reglamentos internos.



lunes, octubre 29, 2018

¿Aula segura o Aula democrática?

Es común que las personas cuando se les pregunta qué es "democracia", hagan alusión de inmediato al voto. Sin embargo, a nivel internacional hay un consenso en cuanto a que Democracia es el "conjunto de reglas que determinan la conducta para una convivencia ordenada política y socialmente, regida por autoridades elegidas por decisión popular".

Por ello, cuando se habla de "Aula democrática", se alude a normas que resguardan la formación y convivencia cívica que se basa en el respeto a toda una comunidad educativa y a atribuciones que se entregan a profesores y dirección para ejercer la autoridad correspondiente en dicho sentido.

Es así, que las indicaciones realizadas por la Senadora Provoste y otros, buscan que se afiance aún más el juego entre la autoridad y el diálogo, generando de esta forma procesos cívicos más que judiciales, sin desmedro que si la realidad lo amerite se tenga que llegar a esa realidad. La Escuela no puede perder su finalidad propia que es la de educar. 

Normas; Autoridad; Formación, responsabilidad y consecuencias cívicas de nuestras acciones.


A la vez, me quisiera detener un instante en la última escena del vídeo, en que un grupo de alumnos golpea en el suelo a un carabinero que había entrado al Liceo a "reprimir" a estudiantes que estaban provocando actos de violencia.


En las noticias entregadas por la prensa, se nos motivó a enfocarnos en los golpes que los estudiantes le propinaron al carabinero. A la vez, al final del video sale un profesor a detener a dichos alumnos, los cuales paran y se alejan. Por la vestimenta, me atrevería a inferir que es un profesor de Ed. Física.

¿Por qué los jóvenes le hacen caso? ¿Vieron ellos a alguien con "autoridad personal" a quien podían respetar? Y he aquí un tema muy relevante, ya que esto nos dice que hay profesores que sí tienen autoridad aunque no detenten el poder de ser "directivos". Personalmente pondría a ese profesor como responsable del diálogo con los estudiantes.

Esto, tan simple, nos demuestra que es posible manejar desde la misma institución estas dificultades y quizás habría que invertir mucho más en generar instancias de gestión en la convivencia escolar. 


Dejo lanzada esta "otra mirada"...

lunes, octubre 22, 2018

Presentación de Fullan en Chile
Agencia de la Calidad de la Educación